PUEDE PONERSE EN CONTACTO CON NOSOTROS POR CORREO ELECTRÓNICO Y TELÉFONO

ES
| ES
| FR
| EL

Onze Actualiteiten

La valoración de empresas es cada vez más profesional y relevante

9 de abril de 2018

La llegada de Registor Valuators ha profesionalizado rápidamente la práctica de la valoración de empresas. JBR quiere seguir a la vanguardia de este desarrollo. Para poder valorar correctamente una empresa, hay que entender el contexto en el que opera".

La economía se está acelerando en todo el mundo. Las empresas tienen que cambiar de rumbo regularmente para mantenerse a flote. Mirar más allá de unos pocos años es difícil. Esto ofrece oportunidades, pero también crea incertidumbre. El socio gerente Ronald van Rijn y el consultor senior Rocher Hulst, de la consultora independiente JBR de Zeist, creen que esta nueva realidad económica también tiene consecuencias para los consultores. Tanto si se trata de estrategia como de finanzas corporativas o de reestructuración, las cuestiones que plantean los clientes de JBR son más complejas y a menudo más urgentes que antes. En casi todas estas cuestiones -y en la práctica de las fusiones y adquisiciones en su conjunto- es indispensable un conocimiento de alta calidad sobre la valoración de empresas. Por ello, JBR ha reforzado su posición de conocimiento en este ámbito. El consultor senior Oco van der Hout fue la primera persona de JBR en recibir el título de Tasador Registrado (RV). Rocher Hulst también ha completado recientemente la formación sobre vehículos recreativos.

Comprender el contexto

El registro de valoradores es un fenómeno relativamente nuevo en los Países Bajos. En la actualidad, hay entre 250 y 300 VR afiliadas al Instituto Holandés de Valoraciones Registradas (NIRV). Por lo tanto, también están sujetos a las normas disciplinarias del instituto, están obligados a dedicar al menos 350 horas anuales a la profesión y deben seguir cursos regulares de actualización. Las "matemáticas" que hay detrás de una valoración no suelen ser difíciles: se trata de sumar y restar", dice Hulst. Pero la correcta aplicación de los métodos de valoración y la interpretación de las cifras requiere conocimientos y experiencia. Para poder valorar correctamente una empresa, hay que entender el contexto en el que opera.

Según Hulst, algunos asesores (y contables) basan su valoración con demasiada facilidad en reglas y fórmulas fijas. Y pone un ejemplo: "Cuando un comprador quiere adquirir el 100% de las acciones de una empresa objetivo, puede aplicarse una prima de control. Esto representa el valor de poder ejercer la mayoría de los derechos de voto. Algunos asesores aplican una prima de control estándar del 20%. Pero ese derecho de voto sólo tiene valor si la empresa no está gestionada de forma óptima y, por tanto, hay margen de mejora con un nuevo accionista. Si la empresa ya está en buena forma, no hay base para el 20%.

Cálculo de sombras

Los tasadores de registro están ya muy consolidados en el mundo empresarial. En caso de conflicto, se recurre cada vez más a la ayuda de un vehículo recreativo. A veces incluso se incluye en los estatutos o en el acuerdo de accionistas", dice Hulst. También en los mercados regulados se atribuye valor a las valoraciones sobre bases objetivas y verificables. Hulst pone el ejemplo de una empresa supervisada por la ACM en cuanto a sus tarifas. Como autoridad supervisora, la ACM determina cada tres años el rendimiento permitido del capital empleado (también conocido como coste medio ponderado del capital, WACC). Para ello, la ACM utiliza un método de cálculo bastante complicado. JBR puede hacer un cálculo de sombra a petición. Si resulta más favorable, será la base de un debate con la ACM. Hulst: "Es un juego complicado. Los métodos estadísticos y econométricos utilizados por la ACM mejoran constantemente. JBR puede marcar la diferencia.

Hacer transparentes los riesgos

La valoración de empresas tiene cada vez más valor estratégico, en parte debido a la evolución del mercado de adquisiciones. Van Rijn: "Hasta hace poco, el énfasis de la mayoría de las transacciones en JBR era la continuidad y el crecimiento. El auge del capital riesgo ha hecho que el foco de atención se centre en la rentabilidad. Las partes de capital privado quieren estar seguras de que pueden vender una empresa para obtener beneficios en un corto período de tiempo. Por lo tanto, es muy importante tener una idea clara de la evolución prevista del valor y de los ingresos en caso de venta. En el pasado, se metía el dedo en el aire, por así decirlo, para ver en qué dirección soplaba el viento. Eso ya no es posible. Antes de una transacción, tenemos que ser capaces de proporcionar una valoración razonada. Hulst añade: "Combinando los análisis de escenarios y los métodos de valoración, se obtiene más información sobre la posible evolución del valor y la incertidumbre asociada. Así se crea un marco para debatir sobre los impulsores del valor, los riesgos y las medidas paliativas. En un mundo de gran incertidumbre y ciclos de vida de las empresas más cortos, proporcionar una visión de los riesgos es más importante que nunca. Las valoraciones son también una buena herramienta para tomar decisiones estratégicas sobre desinversiones, por ejemplo cuando un conglomerado revisa su propia cartera.

Precios más realistas

El campo de la valoración se profesionalizará cada vez más, predice Van Rijn: "Vemos que esto ocurre por parte del cliente, el banco y los asesores. Cada vez se necesita más equipaje técnico. Si queremos seguir en el juego, también a nivel internacional, necesitamos un excelente conjunto de herramientas. Por eso le damos tanto valor al título de RV de Rocher. Una calificación bien diseñada proporciona un marco teórico sólido para las transacciones. Sobre todo, gracias a los conocimientos especializados de un VR, podemos ofrecer a nuestros clientes una mejor posición negociadora. Esto da lugar a precios más realistas para las transacciones.

Haga clic aquí para ver el artículo.